El dolor del cóccix generalmente pasa sin tratamiento médico

El dolor del cóccix se conoce como “coxigodinia” y las personas que la padecen normalmente sienten un dolor sordo en el cóccix o alrededor de esa zona, que puede volverse más agudo o más intenso después de pasar sentado o de pie durante largo rato, al tener relaciones sexuales, al orinar o al defecar.

Son varias las situaciones que pueden provocarlo, por lo general, deriva de alguna lesión fruto del traumatismo sufrido durante un parto o una caída. El dolor del cóccix, a veces, puede presentarse después de haber permanecido sentado sobre una superficie dura por largo rato o en un asiento mal ajustado o que se sacude. 

En otros casos, puede ser producto de los cambios en la postura sentada que vienen con la obesidad o la vejez. Rara vez es consecuencia de algo más grave, como una infección, un tumor benigno o un cáncer.

Recomendaciones:

– Siéntate completamente recto y mantén la espalda firmemente apoyada en la silla, con las rodillas al mismo nivel que las caderas, los pies sobre el piso y los hombros relajados. 

– Si el dolor no alivia con estos cambios, inclínate hacia delante mientras estés sentado para redistribuir el peso. Sentarse sobre un cojín con hueco en el centro o en una cuña con forma de v también puede ayudar a redistribuir el peso a fin de no apoyar todo sobre la zona dolorosa. De igual manera, aplicar calor o hielo sobre la zona dolorosa y tomar analgésicos de venta libre puede ofrecernos un alivio.

– Continúa con estas técnicas hasta que el dolor desaparezca. En muchos casos, disminuye hasta desaparecer en el transcurso de varias semanas o meses y solamente en una minoría, dura más tiempo.