Mitos del envejecimiento sobre la salud, el trabajo y la belleza

Mientras buena parte de las personas le temen a a la vejez, otras se enfocan más en envejecer con gracia, una frase que, según la Asociación Americana de Psicología (APA), tiene que ver con la manera de enfrentar los desafíos y oportunidades de la edad y vencer los estereotipos. ¿Cuáles?

“El envejecimiento es una enfermedad”

¡No lo es!, asegura el doctor Aldo Guevara D’Aniello, gerontólogo y geriatra. “Se confunden achaques (canas, arrugas, disminución de visión, audición) con patologías. Pero la vejez es un fenómeno universal para todos los seres y objetos sobre la faz del planeta”, reseñó El Universo.

Es también un proceso individual. “Ni siquiera los gemelos declinan en forma igual”. Ya podemos dejar de compararnos con nuestros compañeros de graduación o con las celebridades de nuestro tiempo.

Tampoco se mide por el número de años. “Depende de muchísimos factores, el más importante y fundamental, la herencia, esa carga genética que marcará la ruta del sujeto por la existencia”, dice Guevara. Heredamos hábitos y enfermedades, y también la longevidad y sus características. Por ello, dice el médico, revisar el árbol genealógico permite, más o menos, vislumbrar el futuro.

“El envejecimiento es el fin de la belleza”

La belleza de la piel no depende únicamente de un hidratante o de un protector solar, expresa la dermatóloga Blanca Almeida Jurado, sino del estilo de vida: en el aspecto se reflejan los factores metabólicos, si se duerme bien, si se come bien y si hay paz y armonía interior. “Es complicadísimo”, resume.

Las arrugas no solo aparecen por la gravedad y el tiempo. Son la ruptura y fragmentación de las fibras de colágeno y elastina, y para que esto ocurra, explica la médica, intervienen muchos factores: cambios bruscos de peso, ciertas alteraciones metabólicas, alta producción de radicales libres. “No es cuestión solo de la gravedad”, sino del estado de salud general.

Pero no es momento para intensificar ciertos procedimientos. “En las cirugías, como en el maquillaje, evite los excesos”, dice Almeida. “Una persona que se niega a aceptar el paso del tiempo necesita ayuda emocional. Creo que se debe envejecer con elegancia”.

Si recurre a la toxina botulínica, asegúrese de la experticia del médico que la aplique. Si le llaman la atención los rellenos de ácido hialurónico, porque escuchó que no causan reacciones de rechazo, conozca los otros riesgos. “El más grave”, dice Almeida, “es que el relleno se inyecte en un vaso sanguíneo o llegue allí por difusión, pues puede producir una embolia grave que lleve a la muerte del tejido”. También puede penetrar a los vasos oculares y ocasionar ceguera. Consulte siempre a un experto.

Una persona que se niega a aceptar el paso del tiempo necesita ayuda emocional. Creo que se debe envejecer con elegancia.

Dra. Blanca Almeida

“El envejecimiento es el fin de la actividad física”

Quien no ha hecho ejercicio físico desde que dejó el colegio o la universidad, no tendrá una buena respuesta al iniciar una rutina en la tercera edad, pero es posible, paso a paso.

“Hace más de tres décadas se conformó el coro de personas ultrasexagenarias Re Mayor. Una miembro de la fundación auspiciante consideraba que sería un desatino, pues las voces “cascadas” no darían la armonía requerida. Y hasta grabaron un disco, y el coro aún existe”, recuerda el doctor Guevara.

“El envejecimiento es el fin de la lucidez”

AARP (la Asociación Americana de Personas Retiradas) lucha contra lo que llaman la discriminación por edad, y contra nociones como que la demencia es inevitable a medida que se envejece.

“No es cierto”, escribe la representante Dena Bunis. “La demencia puede ser causada por la enfermedad de Alzheimer o por problemas relacionados con la edad, como un derrame cerebral. Pero envejecer no quiere decir automáticamente que padecerás demencia. Tampoco significa que estás comenzando a padecer demencia si no recuerdas el nombre de un antiguo conocido cuando te lo encuentras en el supermercado”. Le puede pasar a cualquiera, sin importar la edad.

“La mala memoria a menudo puede atribuirse a la falta de atención”. Algunos consejos útiles para recordar: anote las cosas importantes, haga listas, fíjese en detalles visuales asociados a lo que le rodea. Ejercite su cerebro aprendiendo algo nuevo.